lunes, 28 de enero de 2013

Día 31: Lectura y presentación en Arroyo de la Luz

El próximo día 31 de enero, a partir de las 19:00 h. estaré en el Centro de Iniciativa Joven de Arroyo de la Luz presentando mi libro de relatos "Comidas para llevar" y mi último poemario "Versos del insomnio"
 



viernes, 25 de enero de 2013

Entrevista en Avuelapluma

Sergio Martínez/
Publicado en Avuelapluma 18/dic/2012
Fuente: http://www.avuelapluma.es/noticia/hay-muchas-formas-interpretar-sentir-insomnio
 
¿Qué Víctor Manuel Jiménez vamos a descubrir en Versos del insomnio?
Vais a descubrir mi forma de hacer poesía. Cada escritor tiene una voz propia y espero que este poemario muestre la mía. Ya he publicado poesías en antologías, pero un libro de este tipo, en el que los poemas forman un conjunto, es muy diferente.

¿Qué ocurre mientras otros duermen?
Mientras unos duermen la vida sigue. Hay tantas formas distintas de interpretar y sentir el insomnio como podamos imaginar.

En tu blog defines los poemas de Versos del Insomnio como un prisma con múltiples caras, ¿cuáles son las caras de la noche y de la vida que te interesa mostrar?
Por un lado está el insomnio que sucede cuando la persona es incapaz de dormir por mucho que lo intente y por otro lado está el insomnio cuando es buscado, cuando alguien desea mantenerse despierto en la madrugada. De cualquiera de las dos situaciones hay muchas variantes.

El libro está editado por la Asociación Cultural Letras Cascabeleras de la que también formas parte, ¿Vais a dar el paso a conformaros como una editorial?
La Asociación pretende ser una plataforma para impulsar la literatura que hacemos aquí. No solo se va a dedicar a editar, también tenemos otros proyectos en mente que iran viendo la luz en los próximos meses.

Dentro de la asociación tenéis además una revista literaria, La Conserva, ¿cómo va este proyecto literario? 
Nos ha sorprendido. Se trata de una publicación que va dentro de un tarro de cristal, de los usados para las conservas. Es todo muy artesanal. A la gente le ha gustado mucho y hemos tenido que preparar el doble de lo previsto inicialmente para satisfacer la demanda.

Este es tu segundo libro en solitario tras ‘Comidas para llevar’, ¿qué te aportó tu primer libro y qué es lo que te ha llevado a escribir este segundo?
El primer libro es muy especial. Me enseñó que con trabajo y constancia un proyecto literario puede salir adelante. Versos del insomnio es un poemario que obtuvo una Beca de Creación literaria de la Junta de Extremadura y siempre tuve la intención de publicarlo.

¿Qué te aporta la poesía?
Cuando la poesía te toca, se convierte en imprescindible. Para escribir poesía hay que leer mucha poesía y disfrutar de diferentes poetas. No lo entiendo de otra manera. La poesía acaricia ese lugar, que tenemos muy dentro, al que no llegan otras formas de expresión literaria.


domingo, 20 de enero de 2013

Dulzura

  
Envolvió su piel en lencería de seda y se puso guantes, quizás para no dejar huellas. Se ofreció a su amante como un delicioso pastel. El hombre solo tuvo que retirar el fino tejido de los hombros para descubrir el manjar que se le ofrecía. Cuando percibió el efecto del veneno, ya no hubo remedio.
 
Víctor M. Jiménez Andrada.-
Publicado en AVP 3/12/2012
Fuente imagen: http://www.disappointedvirginity.com/gallery5.html

martes, 15 de enero de 2013

La traición

Fraguaron la traición en su ausencia. Aprovecharon la oscuridad de la noche, la soledad de la casa y el frío de las sábanas para el ataque letal. Cierto era que los balances marcaban pérdidas terribles, pero de malas situaciones habían escapado otras veces. Mientras, en la distancia, se dejaba adular por los vasallos de los traidores. Entretenían sus horas y le ofrecían los mejores vinos con falsas sonrisas. En las sombras se afilaban los cuchillos. No pudo escuchar los gritos agonizantes del animal. Deseaban que sufriera y lo hicieron lentamente. Se despertó sobresaltado en la madrugada, quizás en el mismo instante en el que la desgraciada criatura dejaba de respirar. Entre las tinieblas de la resaca intuyó lo que había sucedido. Llamó a sus amigos y compartió sus sospechas. Todos decían no creerle, pero algunos, los más cercanos y malvados, cruzaban miradas de duda y espanto. No se podían explicar aquel presentimiento. Tuvieron miedo de su ira. Cuando regresó a Ítaca, consultó el libro de cuentas y en las últimas hojas, las gotas de sangre confirmaron sus temores. No vertió ni una lágrima. El cadáver nunca apareció. Lo habían enterrado en la cueva más profunda. No esperó la celebración de los funerales y se marchó para siempre, antes de que algún amigo aprovechara la palmada en el hombro para hundirle una daga por la espalda. Desde la distancia, volvió la vista atrás. Su vida pasada se había convertido en un páramo estéril que se alejaba cada vez más. Sonrió y siguió su camino sin olvidarse de arrojar el libro de cuentas al fondo del río que marcaba la última frontera.



Víctor M. Jiménez Andrada.-
Publicado en LB. nº. 5
Fuente imagen: http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/

jueves, 10 de enero de 2013

Gatos y Mangurrias

Gatos y mangurrias, la revista poética publicada por Rumorvisual, ha llegado ya a su número 10. Puedes descargártela en esta dirección.
  

sábado, 5 de enero de 2013

En la piel del otro

Supe que estaba ausente de mis palabras cuando, a través de sus gafas de sol, intuí una mirada perdida. Seguramente, su pensamiento caminaba por los profundos senderos de los condenados, mucho más allá de las conversaciones banales en las que nos bañábamos sin tapujos. Aunque intenté imaginarme su situación, no logré acercarme, ni lo más mínimo, a lo que estaba pasando por su cabeza.




Víctor M. Jiménez Andrada
Publicado en AVP. 22/10/2012
Fuente imagen: http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/

miércoles, 2 de enero de 2013

Grietas en el tiempo

 
Me detengo a contemplar, por unos minutos, la belleza adolescente que desborda su imagen. Llena de ingenuidad, clava la mirada en amores platónicos. Sus labios entreabiertos pronostican besos futuros. El cabello, recogido en un moño, deja un mechón rebelde al azar sobre su frente. En las manos sostiene un sombrero de paja. Un pañuelo bordado con flores abraza su figura y el tejido de paño de la falda cubre sus piernas hasta por debajo de las rodillas. Viste medias tejidas con destreza y calza alpargatas artesanas. Su piel es blanca y no está curtida, como la de su abuela. Sus manos son suaves y su expresión ha desterrado la huella de luchas y sufrimientos pasados. La muchacha luce con orgullo, para la celebración, aquello que su abuela vestía día a día para la labor. Es fiesta en el pueblo. Todo está engalanado. El aire huele a dulces y aguardientes. La música del tamboril y la flauta mancilla el silencio y quiebra sombras de soledades. Ella ha nacido en una gran ciudad, aunque por sus venas corren aún los anhelos de sus padres. Tras los pasos de la añoranza, la familia se reúne de nuevo en el origen y por un periodo ínfimo comparten, con voz quebrada, viejas coplas, vinos recios y calderetas de sabores olvidados. La joven descansa un momento junto a sus amigas ocasionales. Sus formas de hablar delatan lugares distantes. En común no tienen más que su atuendo y sus antepasados. Todo lo demás es casual. Un fotógrafo aficionado dispara su cámara y capta el instante. Ve el resultado en la pantalla digital y un escalofrío recorre su cuerpo. Parece que se ha abierto una grieta en el tiempo, por la que el flujo lento y espeso del pasado se funde en un presente que en el fondo es completamente diferente.

Víctor M. Jiménez Andrada.-
Publicado en L.B. nº. 5
Fuente de la imagen:  http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/