miércoles, 25 de agosto de 2010

La joven viuda

Eligió la noche de bodas para hacerlo. Él estuvo muy apasionado, era su primera vez. Cuando se retiró exhausto, su cónyuge le arrancó la cabeza de certero tajo y se bañó en su sangre. La pobre mantis volvía a enviudar, pero no podía evitar esas manías.

No hay comentarios: