jueves, 10 de noviembre de 2016

sábado, 5 de noviembre de 2016

Ecosistema mínimo (XI)

El equilibrio en esta ecuación es el lienzo delicado de tu piel lamido por la brisa. Es la certeza que derrumba los escoyos y despeja incertidumbres. El dorado de arenas lejanas se tatúa en ti cuando la temperatura sube con el vigor de lo nuevo. En ese desierto impenetrable quiero perderme.
   

domingo, 30 de octubre de 2016

Binomio causa-efecto

“Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él.”
Primera ley de Newton

Alicia me dice que para escribir un poema tiene que llevar dos copas de más.
Dos copas de más son las marcas que quedan en el asfalto cuando se frena en el límite, y ahí es donde brotan sus versos. Sus versos son endecasílabos mirados a través de una niebla espesa en una madrugada de diciembre.

Distingue en sus palabras el norte de todas las brújulas y ahora espera que me confiese seguidor de la doctrina. -Si me tomo una de esas solo esbozaré disparates -le respondo. Me mira con lástima (o con asco). Tal vez piensa que así nunca aportaré algo digno al anaquel de los inmortales.

He oído hablar de sus famosos banquetes de hongos (alucinógenos, por supuesto) para visitar a la Reina de Corazones. Eso explicaría tantas maravillas en un solo país.

(del libro "El último diente de leche")
  

martes, 25 de octubre de 2016

Ecosistema mínimo (IX)

Llevas el aroma de la tierra mojada clavado en tu sonrisa, la guirnalda de los días de fiesta reflejada en las pupilas y el hechizo de los zarzales en flor ribeteando tu estela. ¿Qué más puedo pedir que tenerte tan próxima?
  


055- Cosas que llevo en el bolsillo

Hay que domar la belleza
de lo salvaje
para servirla en bandeja de plata.

Mi paladar delicado
no soporta las falsas excusas.

jueves, 20 de octubre de 2016

Ecosistema mínimo (X)

Es inagotable el manantial. Vendrán otros a beber cuando ni siquiera seamos recuerdo, igual que hacemos nosotros ahora, sin conocer qué huesos hay enterrados bajo el suelo que pisamos.
    

sábado, 15 de octubre de 2016

Al pasar la barca

El barquero no cobra
cuando se alimenta
con frutas verdes.

Le gusta escarbar
como gusano húmedo
bajo el tejido de algodón

que oculta el pálpito primero.

Una niña bonita,
que viste de cuero y metal,
azota con un látigo
la espalda del barquero,
hasta que se desmaya
sembrado de heridas.

Cuando despierta,
con gajos de limones
cosidos a los ojos,
no le queda más que un cielo
con estigmas de la tormenta,
huérfanas interrogaciones
flotando en su frente
y los restos de un naufragio
varados en la orilla.

(del libro "El último diente de leche")
 

lunes, 10 de octubre de 2016