jueves, 20 de enero de 2011

Hay que cumplir


Vivió muchos años. Fue a los funerales de todos sus amigos.
—Hay que cumplir con la gente —se decía con solemnidad cada vez que se anudaba la corbata negra.
Cuando murió, ninguno de sus amigos asistió a su entierro. No se enfadó. De hecho, no se enteró de nada.

Víctor Manuel Jiménez Andrada
Publicado en: Avuelapluma (29/11/2010)

Ilustración: El último trabajo. Rocío Díaz Limón

1 comentario:

No Comments dijo...

Quizá sus amigos le esperaban al otro lado.

Un saludo indio