jueves, 10 de marzo de 2011

Monólogos inconscientes


—Dímelo al oído.
Se levantaba y se aproximaba buscando su oreja, pero siempre chocaba con unos labios planos como el cristal y fríos como el hielo. Desesperada se volvía a sentar.
Hacía muchos años que hablaba con el espejo.

Víctor Manuel Jiménez Andrada
Publicado en Avuelapluma n. 218

Ilustración: Lucía a través del espejo
María Maza

No hay comentarios: