martes, 1 de marzo de 2011

Muerte violenta


La puñalada fue directa y seca a sus entrañas. Luego la navaja se desplazó con firmeza provocando una raja de dimensiones descomunales. Asomó la roja esencia, tras un crujido breve a modo de lamento. Llegado el verano, la vida se tornaba muy dura para una sandía.

Víctor Manuel Jiménez Andrada
Publicado en Avuelapluma n. 218

No hay comentarios: