martes, 22 de marzo de 2011

Naturaleza humana


—Lo siento, es maligno, no le queda mucho de vida.
—Joder doctor, qué susto me ha dado, pensé que me iba a decir que me habían detectado algún tipo de inmortalidad.


Víctor Manuel Jiménez Andrada
(Publicado en Avuelapluma n. 223, 31/enero/2011)
Ilustración: Primeras preocupaciones existenciales, de Norberto Guillermo Gandini

No hay comentarios: