domingo, 15 de mayo de 2011

Una breve reflexión sobre política y ética


No me divierte ver como algunos políticos aprovechan cualquier oportunidad para lanzarse al cuello del adversario. Parece que dentro de sus cabezas solo existen las ansias irreprimibles de hacerse con el sillón. Las ideologías no son más que el miserable papel de regalo en el que se envuelven para presentar a los ciudadanos unos principios supuestamente honestos. Pero detrás del envoltorio brillante, una caja vacía muestra, con descarnada claridad, los proyectos que tienen para mejorar la sociedad.
Me consta que hay personas con verdadera vocación política, que trabajan duro y con honradez. Pero como pasa siempre, las manchas destacan sobre el tejido blanco. Los medios de comunicación, se hacen eco de las noticias que causan crispación y discordia. Esto ocurre especialmente en algunos debates televisados, en los que presuntos expertos se atreven a opinar de cualquier tema sin importarles usar la calumnia, la mentira, la difamación y el insulto como moneda de cambio. Lo demás no vende y, en una sociedad como la nuestra, hay que ponerle precio a todo. Las campañas políticas debían regularse por un código ético, pero a estas alturas me parece que mis palabras ingenuas no son más que un poco humo que el viento va a diluir.


Víctor Manuel Jiménez Andrada
publicado en digitalextremadura.com

Ilustración: Reparto político. Marcelo Acquistapace Arias

No hay comentarios: