sábado, 20 de agosto de 2011

Las cosas cambian


Llegó el alba y seguían bailando. Camareros cansados servían las últimas copas a los clientes que demoraban el momento de marchar. Querían alargar la noche hasta lo imposible. No sabían que aquella mañana marcaría una frontera y que las largas madrugadas de sábado no volverían nunca.




Víctor M. Jiménez Andrada
Publicado en Avuelapluma 20/6/2011

Ilustración: Bass Marta ; Bailando tango argentino

No hay comentarios: