sábado, 5 de noviembre de 2011

Principio (o final) de fe


Creía que su fe era inquebrantable. Un día escuchó un rumor en su interior. Fue algo muy leve, pero sus cimientos comenzaron a vibrar. Lo equivocó con la voz de Dios, aunque para entonces sabía que Dios no existía.


Víctor M. Jiménez Andrada
Publicado en Avuelapluma 4/7/2011
Ilustración: Marcela García; Plegaria

No hay comentarios: