domingo, 4 de marzo de 2012

Tratado de arte

El montón, en el medio de la sala, parecía el interior del contenedor amarillo que sirve para reciclar envases. Plásticos, latas y otros objetos similares yacían en un cajón grande hecho con los resto de un palé. Sin embargo, según constaba en una etiqueta que marcaba el precio, aquello era arte.


Víctor M. Jiménez Andrada
publicado en AVP- 9/1/2012

1 comentario:

alfonso dijo...

...¿y por que no iba a serlo?

Un saludo cuñao.