viernes, 20 de julio de 2012

Objetivos

 
Vivía encadenado a las obligaciones y las prisas. Su existencia se limitaba a acaparar bienes que rara vez podía disfrutar. Un día oyó a alguien que dijo: “De aquí a cien años, todos calvos”. Desde entonces ha vuelto a sentir la brisa fresca con la que amanece cada día y trabaja lo imprescindible.
 
Víctor M. Jiménez Andrada
Publicado en Avuelapluma 30/4/2012
Ilustración: Dibujo del natural sin terminar. Juan Carlos Cafferatta.

No hay comentarios: