jueves, 28 de febrero de 2013

Confidencias

Al anochecer decidió contárselo todo. Se aseguro de quedar a solas con su amigo y, discretamente, cerró la puerta del salón. No quería testigos. El día había sido largo y los demás se habían marchado a descansar a las habitaciones. Se sirvió una copa y encendió un cigarrillo. Se sentó relajado en uno de los sillones de piel. Al principio le costó hablar. La lengua parecía dormida y seca en el paladar, pero con el segundo licor todo fue más fluido. Las ideas se amontonaban en la cabeza y sus labios no paraban de moverse en susurros. Debía aprovechar el tiempo. Quedaban muchas cosas ocultas en su corazón que tenían que ver la luz antes del amanecer.
Terminó la confesión dos horas más tarde. Se sintió aliviado, suspiró tranquilo y se levantó del sillón para servirse una tercera copa que se tomó casi de un trago. Dejó el vaso junto a la licorera, se dirigió a su amigo y lo miró detenidamente. Extendió la mano y acarició el rostro blanco e inexpresivo. Colocó la tapa del ataúd y lo sumergió en la oscuridad. Apagó de un soplido cada uno de los cirios que rodeaban el féretro, salió de allí y cerró la puerta.

 
Víctor M. Jiménez Andrada
Publicado en Un rato para un relato. Rumorvisual, 2010

No hay comentarios: