lunes, 25 de febrero de 2013

El bolardo


 
Un bolardo inoportuno
     detiene mis pasos. 
Al final de la calle se ofrece,
sobre el asfalto caliente,
el trono vacío.

En sentido contrario avanza,
sin impedimento,
     un desfile de máscaras.

En el centro del cortejo, un rey,
con una corona de cartón,
     me mira y se ríe de mi desdicha.

          No puedo volver atrás,
solo queda que mis pies cansados
echen raíces en este paraíso de nada.


Víctor M. Jiménez Andrada
Publicado en LB. nº.6
Fuente imagen: http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/

No hay comentarios: