domingo, 10 de marzo de 2013

Reflexiones para viernes de Cuaresma

La visión de la realidad puede no ser muy agradable, pero es tranquilizadora desde el momento que uno sabe en el lugar en el que está. Los velos tienen la virtud de distorsionar o incluso esconder esa realidad. Late entonces la incertidumbre de una esperanza construida sobre los viejos pilares agrietados que alguien puso un día, enmascarándolos como la voluntad de un Dios que solo existe en los libros y en los anhelos de algunos incautos, porque no ha dado sino muestras de su ausencia a lo largo de los siglos.

Me dijeron que un no creyente no tiene esperanza. Curiosamente, cuanto más me alejo de la quimera de un circo montado por unos pocos, más me acerco al ser humano, a la luz de mi verdad y también a la esperanza, que según la RAE, en su primera acepción, es el estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos (sin más intervención sobrenatural ni divina).

Desde la distancia veo la ambición, la corrupción, el poder, la hipocresía y la riqueza manando como ríos podridos en el seno de una iglesia que se ha apartado de lo que mandan las Escrituras, que debían ser, si no me equivoco, un libro de instrucciones para seguir al pie de la letra. Si existiera Jesucristo, cosa que cada vez veo menos probable, bajaría a echar a los mercaderes que han invadido el templo. Mientras tanto, y como han hecho durante siglos, unos cuantos siguen engordando como cerdos y otros lo consienten entre aplausos y golpes de pecho.
 
Víctor M. Jiménez Andrada.
Publicado en Cáceres en tu mano, 26/feb/2013

No hay comentarios: