martes, 10 de diciembre de 2013

Fruta


Con la mirada clandestina acaricio la fruta jugosa. Está tan cerca que casi puedo tocarla, pero me conformo con verla en las ramas, imaginar su aroma y soñar la textura y el sabor de su carne madura. Eso al menos en la realidad que me envuelve.

No hay comentarios: