lunes, 10 de noviembre de 2014

¡Pasen y vean!

Un enjambre de luces empapa la noche en el páramo.
Los decibelios ahogan al coro de grillos que decoraba la quietud.

¡Pasen y vean!

La carpa deslumbra polillas y las atrae a sus entrañas.
Se ignoran lo fugaces que son las raíces de la quimera.

¡Pasen y vean!

Las promesas escupidas desde la megafonía sacuden el aire.
En la taquilla se celebra un desfile de pupilas dilatadas.

¡Pasen y vean! ¡Pasen y vean! 

  
(Del poemario Circo)

No hay comentarios: