jueves, 1 de enero de 2015

Equilibrio


Alcanzo con la punta de los dedos un suspiro de la luna
y desde allí me cuelgo del alambre del funámbulo.
 
Los pájaros que se han colado bajo la lona que alberga las fieras
me esquivan en disonante estampida, chocan unos con otros y caen:
           fardos de carne muerta para festejo de fauces.
  
El equilibrio requiere concentración y ni aves desquiciadas
ni manos fabricando sombras chinas empañan los ojos del artista
que sabe lo que es palpitar sobre la cuerda floja.
      

No hay comentarios: