jueves, 5 de marzo de 2015

Cementerio de elefantes

Una vorágine de tardes clónicas
penetra en las vértebras de los elefantes.

El final del camino es destejer la esperanza en los ojos
cuando un mozo enfermizo amarra las patas al tedio.

Aplastado por los años el más viejo de la manada

mata por morir sobre huesos ancestrales.
Agazaparse bajo un cielo que nada más existe en los carteles
no es alivio para los que habitaron la inmensidad de la sabana.

No solo respirar es la vida y el cementerio no es un mítico lugar de África,
sino una sucia escombrera en los arrabales de la razón.

(del poemario Circo)

No hay comentarios: