viernes, 20 de marzo de 2015

Mozo de pista

Sueña con trapecios, con mazas de malabares,
con cuerdas flojas o narices de roja goma-espuma,
mientras pisa el vestido de otra aurora
que no es más que el preludio de la rutina
que campanillea en sus oídos.

Limpiar las inmundas jaulas —alguien tiene que hacerlo—
y echar de comer a las fieras con las que otros se lucen,
son un par de cuentas del collar que visten los callos de sus manos.

Rehén de un laberinto sin fisuras que solo abre salidas equivocadas
a medio metro del abismo, queda petrificado
en el transcurrir de un tiempo gris que a pesar de todo es suyo.

(del poemario Circo)

No hay comentarios: