miércoles, 30 de enero de 2019

Vaya mierda (1)

He limpiado meconios
en un par de ocasiones,
para que culos de bebés
quedaran abrazables y brillantes.

Luego quité más mierdas infantiles,
por vocación de padre obligada
y por disfrutar del momento
efímero y único.

La vida es eso a veces:
retirar excrementos.

Le he pedido a mis hijos
que el día que no pueda
limpiarme el culo,
respeten mi deseo
de una muerte digna.

No hay comentarios: