jueves, 15 de septiembre de 2016

Sin remiendos

“Maté siete de un golpe”
El sastrecillo valiente. Hermanos Grimm 
     
De tanto cortar trajes,
de dar puntadas al aire
y de hablar por hablar,
me veo sobre un caballo
en busca de gigantes.

Como el sabio postuló:
“Un hombre es esclavo
de sus palabras”.

Con el lastre de la imprudencia
amarrado a mis tobillos
-y sin dedal que me proteja-
aspiro a conmemorado
por la estatua del soldado
desconocido
que enmohece en el rincón
menos transitado del parque.

Si el minutero viajara
en sentido inverso
aprendería a morderme
la lengua,

pero no hay remiendo
que cubra este roto.


(del libro "El último diente de leche")

 

No hay comentarios: