sábado, 10 de abril de 2021

Animal

    No hubo forma de quitarle la muñeca de las manos. La apretaba con tal fuerza que ni el más robusto de los hombres fue capaz de arrancársela. Miraba a todos con un odio animal que espantaba. Un odio de hembra a la que le acaban de arrebatar a su cría. Sus ojos habían agotado las lágrimas en los días previos, ahora solo anidaba en ellos el fuego primitivo de la venganza.
    La arrastraron al maletero de un vehículo y allí la encerraron. Circularon a gran velocidad por una carretera de firme irregular, ella recibía en su cuerpo los latigazos de cada curva. Conocía su destino, se habían encargado de recordárselo: una zanja en mitad del bosque, un disparo en la frente y una capa de cal viva. Después el olvido, nadie la echaría de menos.
    En un segundo se produjo el impacto. Varias vueltas de campana la dejaron aturdida, pero el portón del maletero se abrió cuando el coche se detuvo. Salió tambaleándose, milagrosamente ilesa. La fiera estaba libre y pronto lo iban a saber.

lunes, 5 de abril de 2021

Simbiosis

Somos camino
fundidos entre el paisaje.

Nos buscamos desnudos
en mitad de un páramo
apenas el primer albor
pespuntea el horizonte.

Cada paso es el aliento.

No seremos los ignorantes
de la negación absoluta.

Cada paso es el aliento.

Somos camino
hacia el crepúsculo.

jueves, 25 de marzo de 2021

El líder

    Después de las lluvias torrenciales que lo arrasaron todo, se encontraron perdidos. Vagaron por el territorio embarrado durante muchos días. Algunos, los más enfermos y viejos, perdieron sus fuerzas para seguir un camino hacia la nada y se dejaron devorar por unos depredadores más hambrientos y desesperados que ellos.
    No había redención en un paraje atroz de fango y muerte. Pero cuando parecía que todo estaba perdido apareció en el horizonte la imponente silueta de un gran macho. Se limitaron a seguirle con nuevas esperanzas. Tenían un guía, un líder capaz de llevarles a un terreno de grandes praderas verdes, un lugar en el que no faltara ni el alimento ni el sol tibio para calentar sus cueros enmohecidos por la persistente humedad.
    Le siguieron hasta el precipicio y allí desaparecieron todos. Deslumbrados por el tamaño descomunal de los testículos del macho, ninguno percibió la ceguera en sus ojos. Una vez más, los buitres ganaron la partida.

sábado, 20 de marzo de 2021

Obertura

(1)

Inicio el viaje en la palabra
camino,
sin pretensión de luz
que arañe el horizonte.

(2)

Aquí, el vuelo del vencejo
no entiende de extranjeros
y dicen que los versos
brotan en ciertos manantiales.

(3)

Agradecido habitaré
cualquier no lugar que me acoja
-hasta el amanecer siguiente-
con la ternura de una madre.