sábado, 30 de diciembre de 2017

Ecosistema mínimo (XIX)

Mi silencio es la respuesta, porque no voy a tentar a la pregunta impertinente. Sí, tal vez lleve algunos secretos cosidos en mi camisa, pero ¿a quién le importa? La verdad es este momento tan lleno de luz, junto al río. La verdad eres tú fundiéndote en el paisaje ante mis instintos caníbales.

lunes, 25 de diciembre de 2017

Cuento de Navidad

El señor Scrooge se despierta con una horrible taquicardia y el sabor ácido de las pesadillas pegado al paladar: “Una mala digestión la tiene cualquiera”, se dice.

A la luz del día, los fantasmas de la madrugada forman una niebla que se deshace con los dedos. La conciencia agitada se serena y vuelve al dique cuando comprueba las cuentas de activo en el balance.
 
Seamos sinceros: miles de señores Scrooge se pasean cada Navidad, con las barrigas repletas, sobre una alfombra de desdicha.

NOS importa un comino la cartografía de las desembocaduras y la soledad de los funerales.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Nueva vida

Tiene quince años. Rebosa vida. Sale de la ducha muy perfumado. Se viste con su ropa nueva. Ha quedado con ella. Es la primera vez. Se marcha de casa. 

En un rincón de la habitación, el viejo osito Teddy llora desconsolado y grita: —¡Adúltero!

viernes, 15 de diciembre de 2017

domingo, 10 de diciembre de 2017

Ecosistema mínimo (XVIII)

Tu risa es la aldaba que despierta a las corolas que habitan en el lecho de espinos. Desconozco cómo he llegado hasta aquí, pero no quiero marcharme. La vida tiene estos momentos irrepetibles y efímeros que hacen que todo tenga sentido bajo un cielo de moras. El rumor del riachuelo seguirá aquí cuando ya no estemos, igual que tú en mí, a pesar de esta condena de líneas paralelas.

martes, 5 de diciembre de 2017

Haikus. El opúsculo del caminante


El corazón de la crisálida

En el ocaso de la primavera
el caballito de cartón se quema
en el fuego de unos labios
que mancillan la inocencia.

En el estertor de las horas
se cobijan muñecas viejas,
apartándose de la mansedumbre
de un candor fingido.

Los juguetes de cuerda
paran sus corazones
y claudican sin resistencia
ante el inminente cataclismo.

El humo eclipsará
el brillo del arcoíris
cuando el trémulo aleteo
despierte al día.

Se vaticina la metamorfosis
bajo el caparazón de la crisálida.